viernes, 30 de abril de 2010

Ni Coupables, ni victimes



"Ni Coupables, ni victimes" ("Not Guilty, Not Victims") is a polyphonic conversation gathering the words of some of the protagonists at the European Conference on Sex Work, Human Rights, Labour and Migration, Brussels (2005). They speak of the complexity and nuances of the sex industry and their lives: the challenges and the struggles of being a sex worker in Europe today, the repressive policies affecting their lives, and the strategies of resistance enabling them to do their work, build their desires and plan their futures.
Produced by:
Sexyshock www.ecn.org/sexyshock and ICRSE www.sexworkeurope.org


en el mientra en Granada (España)

Un total de 94 prostitutas y 18 clientes han sido denunciados por la Ordenanza para la Convivencia de Granada que entró en vigor el pasado noviembre y que establece sanciones de hasta 3.000 euros por el ofrecimiento o la demanda de servicios sexuales en la vía pública.

A estas denuncias hay que sumar otras nueve por mantener relaciones sexuales en la vía pública, así como dieciséis actas de información a prostitutas o clientes, en las que se les advierte de que esta práctica está sancionada por la nueva normativa municipal, según ha indicado el concejal de Participación y Seguridad Ciudadana, Eduardo Moral.

La gravedad de la conducta sancionada varía en base a la reincidencia o la zona en la que haya ocurrido

El responsable de este área ha explicado que aún no se han impuesto sanciones, ya que se está estableciendo el procedimiento y una vez que se produce la denuncia se cuenta con seis meses para tramitar el expediente y para que se valore la gravedad de la conducta, en base a aspectos como la reincidencia o la zona en la que haya tenido lugar.

En el caso de las denuncias registradas hasta ahora, "la mayoría si no la totalidad" se refieren a actos cometidos en la Carretera de Jaén o en la de Córdoba, por lo que, dada la proximidad de viviendas en estas zonas, serían sancionadas como muy graves, es decir, con multas de entre 1.500 y 3.000 euros.

Moral ha señalado que el Ayuntamiento está intentando "no ser excesivamente duro" en la aplicación de la norma, aunque se ha hecho más hincapié en los temas que generan más problemas, como la prostitución.



1 comentario:

Anarco Cerda Sudaka dijo...

y despues las feministas abollicionistas niegan trabajar para Los Podres...
putas libres y en todas partes !